A 90 años de la muerte del General Emiliano Zapata Salazar, presento un resumen acerca de su vida: en agosto 8 de 1879, Emiliano Zapata nació en San Miguel Anenecuilco, cercano a la villa de Ayala, en el Estado de Morelos. Fueron sus padres Don Gabriel Zapata y Doña Cleofas Salazar.

En 1906, Zapata recibe las primeras enseñanzas revolucionarias de parte de los profesores Pablo Torres Burgos y Otilio Montaño, quienes tenían comunicación con los hermanos Flores Magón. Para 1908 Zapata ingresó al ejército federal, como soldado raso, pero solo permaneció unos meses. Emiliano Zapata fue integrante del club democrático Liberal de Morelos en donde participó en la campaña del candidato a Gobernador de Morelos, apoyando al Ing. Patricio Leyva, oposicionista en contra del coronel porfirista Pablo Escandón, quien fue impuesto mediante fraude.

Por sus dotes como jinete y Charro, trabajó como caballerango en la Hacienda de Ignacio de la Torre y Mier, yerno de Don Porfirio Díaz. Al estallar la Revolución Mexicana, en 1910, mediante el Plan de San Luis, en Morelos hubo gran entusiasmo porque dicho Plan prometía restituir las tierras que habían sido usurpadas por las Haciendas. Enviaron al norte a Pablo Torres Burgos a entrevistarse con Francisco I. Madero.

El Marzo 10 de 1911, Zapata se levanta en armas en la villa de Ayala. El Profesor Torres Burgos muere en campaña y Zapata se convierte en el jefe de los revolucionarios sureños. La primera acción militar la realizó en Chinameca. Marzo 19 de 1911 Zapata toma Cuautla, que era defendida por el Coronel Eutiquio Munguía y en Junio 7 de 1911, Zapata se entrevista con Madero en la Cd. de México. Luego Francisco I. Madero va a Morelos a conferenciar con Zapata y el 21 de junio, Zapata nuevamente va a la Cd. de México y se entrevista con Madero.

Por su rebeldía, en Julio de 1911, el Presidente Francisco León de la Barra envía tropas federales al mando de Victoriano Huerta, para someter a Zapata. En Agosto 18, Francisco I. Madero va a Morelos para tratar de convencer a Zapata que se amnistíe, pero no acepta.

Septiembre. Victoriano Huerta sigue atacando a los Zapatistas, por lo que Zapata se siente traicionado y amenaza de muerte a Madero.

El 6 de Noviembre 6 de 1911, Francisco Ignacio Madero inicia su período como Presidente de la República. En Noviembre 28 de ese año, el Gral. Emiliano Zapata, Otilio Montaño y otros jefes surianos proclaman el Plan de Ayala. En este Plan se desconoce al Presidente Madero y se nombra Jefe de la Revolución Libertadora al Gral. Pascual Orozco; en caso de no aceptar éste, se nombrara Jefe a Emiliano Zapata.

En diciembre, el Presidente Madero contesta el Plan de Ayala diciendo que la única solución posible es la rendición total.

En Febrero de 1912, el Presidente Madero manda tropas federales a Morelos, al mando del Gral. Juvencio Robles, para someter a Zapata. En la primavera de 1912, Pascual Orozco se levanta en armas en Chihuahua, en contra del Presidente Madero. Los Zapatistas se adhieren a Orozco con el Plan de Ayala.

Debido a que el Gral. Juvencio Robles realizó una campaña exterminadora y cruel en contra del zapatismo, el Presidente Madero nombra, en substitución del Gral. Robles, al Gral. Felipe Ángeles como Jefe de las operaciones del sur, quién había sido traído de Europa para que dirigiera el Colegio Militar. La campaña en Morelos del Gral. Ángeles fue conciliatoria y encaminada a lograr la paz. Los zapatistas lo respetaban y no lo veían como enemigo. A continuación, una cronología de sus acontecimientos:

Febrero de 1913

El 9 de febrero estalló en la Cd. de México la sublevación de los Generales Bernardo Reyes, Mondragón y Félix Díaz. El matamorense General Lauro Villar Ochoa, defendió el Palacio Nacional para entregarlo al Presidente Francisco I. Madero, que se trasladó de Chapultepec a Palacio en caballo; cuando Madero se enteró que el Gral. Lauro Villar estaba herido, pero en su puesto, lo envió al Hospital y nombró al Gral. Victoriano Huerta como substituto de Villar. El Presidente Madero no se sentía seguro en la Cd. de México, por lo que se trasladó a Cuautla, Morelos para pedir al Gral. Felipe Ángeles que lo acompañara a la Cd. de México y lo apoyara en la defensa de las instituciones.

El traidor Victoriano Huerta mandó aprehender al Presidente Madero y al Vicepresidente Pino Suárez, obligándolos a renunciar, para quedarse él como Presidente. Después mandó asesinar al Presidente y al Vicepresidente, respetando la vida al Gral. Ángeles porque era muy popular entre los miembros del ejército, pero lo mandó a Europa en “Viaje de estudio”. Zapata estaba en Morelos a la expectativa, lamentándose que el usurpador Huerta fungiera como Presidente, ya que Zapata sabía perfectamente la clase de rufián que era.

Marzo de 1913

El General Zapata desconoció al usurpador Huerta. Algunos Zapatistas y Pascual Orozco se amnistiaron al gobierno espurio de Huerta. El padre de Pascual Orozco fue a Morelos para tratar de convencer a Zapata que se rindiera al gobierno. Zapata lo hizo prisionero y lo mandó fusilar.

Mayo 30

El Plan de Ayala fue reformado para desconocer a Victoriano Huerta y a Pascual Orozco, relevándolo de la jefatura de la Revolución Libertadora, puesto que le había concedido el Plan de Ayala original.

Mayo 1913-Agosto de 1914

El ejército Libertador del sur luchó constantemente en contra del ejército Federal de Victoriano Huerta, quién renunció a la Presidencia el 15 de julio de 1914.

Agosto

Los jefes Zapatistas firman el acta de rectificación del Plan de Ayala.

Tras de firmar los Tratados de Teoloyucan, mediante los cuales se pactó la rendición total del ejército Federal y una vez que el ejército Constitucionalista entró a la Cd. de México, el Primer Jefe Venustiano Carranza envió al Lic. Luis Cabrera y al Gral. Antonio I. Villarreal al estado de Morelos para que conferenciaran con el Gral. Zapata y poder reestablecer la paz completa.

Noviembre

Se efectuó en Aguascalientes la Soberana Convención Revolucionaria, a donde deberían acudir todos los jefes o representantes de grupos armados revolucionarios. Debido a que el ejército Libertador del Sur no estaba representado, se nombró una comisión encabezada por los Generales Felipe Ángeles y Rafael Buelna para que invitaran al Gral. Emiliano Zapata y los zapatistas para asistir o enviar representantes a la Convención de Aguascalientes. Una vez que se reunieron todos los convencionistas se nombró Presidente provisional al Gral. Eulalio Gutiérrez, quién debería convocar a elecciones para elegir un Presidente Constitucional. Don Venustiano Carranza desconoció los acuerdos de la Convención de Aguascalientes y se retiró, con algunos jefes militares, al puerto de Veracruz, en donde estableció su gobierno, motivando con su actitud una nueva lucha armada entre hermanos mexicanos. El ejército zapatista entró a la Cd. de México el 28 de noviembre y el Gral. Zapata estableció su Cuartel General en Xochimilco.

Diciembre

El 4 de diciembre se reúnen en Xochimilco el Gral. Emiliano Zapata y el Gral. Francisco Villa, para celebrar una amistosa conferencia y pactar la unión de los ejércitos del Norte y del Sur, dividiéndose el territorio Nacional en dos grandes regiones, una para cada ejército.

El día 6 hizo su entrada triunfal el ejército Convencionista, que sumaba alrededor de 50 mil hombres, comandado por el Gral. Francisco Villa, quién iba acompañado por Emiliano Zapata, Rafael Buelna, Lucio Blanco, Felipe Ángeles y otros importantes jefes militares. El Presidente Eulalio Gutiérrez ofreció una comida de bienvenida a todos los jefes revolucionarios en el Palacio Nacional. Villa se sentó en la Silla Presidencial y se tomaron algunas fotografías. La gente de Zapata quemó la silla, porque pensaban que estaba embrujada: “Los candidatos prometen muchas cosas y cuando se sientan en la Silla se les olvida todo lo prometido” (no hay nada nuevo bajo el sol). Zapata se Hospedó en un modesto Hotel de la Calle de Moneda, a un costado de Palacio Nacional.

Enero de 1915

El 16 de enero el Gral. Eulalio Gutiérrez abandonó la Cd. de México por no poder entenderse con Villa y otros jefes. Se formaron 3 grupos: convencionistas y gutierristas contra carrancistas. La Soberana Convención designó al Gral. Roque González Garza Presidente Provisional. El Gobierno Convencionista tuvo que trasladarse a Cuernavaca, debido a que el ejército Zapatista no pudo contener al Gral. Álvaro Obregón -carrancista- en Puebla; éste tomó la Cd. de México el 28 de enero.

Marzo – Agosto de 1915

El Gral. Obregón evacuó la Cd. de México el 10 de marzo y fue ocupada por las fuerzas y gobierno convencionistas. Tras las derrotas sufridas por los Convencionistas en varios sitios del país y particularmente, las del Bajío, en abril, mayo u junio, Villa se tuvo que replegar a Chihuahua y los zapatistas a los estados de México y Morelos. El 10 de junio la Convención designó nuevo Presidente Provisional al Lic. Francisco Lagos Cházaro; ese mismo día el Gral. Pablo González (carrancista), tomó la Cd. de México, por lo que los convencionistas se trasladaron a Toluca, regresando a la Capital cuando salió el Gral. González. Ante el asedio de los Carrancistas los Convencionistas tuvieron que dejar definitivamente la Cd. de México y se dispersaron poco después. Carranza ganó esa etapa de la Revolución mexicana gracias al apoyo de los ejércitos de los Generales Obregón y González.

1916

Zapata y Villa fueron derrotados pero no vencidos, empezando una nueva lucha de zapatistas y villistas –cada grupo por su lado- contra carrancistas. El jefe del ejército de oriente, Gral. Pablo González inició, a fines de 1915, una gran ofensiva en contra de las fuerzas de Zapata, en los estados de Puebla, México y Morelos. Esta campaña de exterminio duró hasta 1919.

1917

El 14 de febrero, los zapatistas recuperaron Cuernavaca. El 18 de mayo fue fusilado el Gral. Otilio Montaño por los propios zapatistas, porque le comprobaron que estaba en tratos con los carrancistas.

1918

El 10 de enero murió, en un pleito con uno de sus subordinados, el Gral. Eufemio Zapata, hermano de Emiliano.

Ante la vigorosa ofensiva del Gral. Pablo González, los zapatistas respondieron con una intensa guerrilla.

II).- Asesinato del General Emiliano Zapata

Al iniciar 1919 el zapatismo continuaba sufriendo muchas carencias y derrotas. La muerte de muchos de sus jefes los tenia muy desmoralizados.

El primero de abril el Gral. Zapata tuvo comunicación con el coronel carrancista Jesús M. Guajardo que fingió, en una maniobra planeada con el Gral. Pablo González, volteársele al gobierno y estaba dispuesto a convertirse en zapatista. El 2 de abril se formalizó la alianza, a Zapata le hacían falta los materiales de guerra ofrecidos por Guajardo.

Guajardo mandó regalar un hermoso caballo alazán llamado “El as de oros”, para congraciarse con el Gral. Zapata. El 8 de abril el coronel Guajardo atacó el pueblo de Jonacatepec, que era defendido por el carrancista Gral. Ríos Zertuche; Guajardo se posesionó de la plaza. En la acción murieron 12 soldados carrancistas y 7 de las tropas de Guajardo; con tales pruebas de “lealtad” del coronel Guajardo, Zapata aceptó reunirse con él en la Hacienda de Chinameca. El General Emiliano Zapata llegó a Chinameca el 10 de abril, desconfiando aún de Guajardo. Cuando decidió entrar al patio principal de la Hacienda, las tropas de Guajardo lo esperaban en guardia de honor. Al tocar el clarín “presenten armas”, los soldados carrancistas ejecutaron la orden previamente convenida: disparar. Zapata cayó acribillado a balazos.

El cobarde Guajardo había cumplido con el plan de Pablo González, quién había recibido la orden del Presidente Carranza en la que le mandó, en marzo de ese año, que ‘le diera el parte de la muerte de Zapata, en menos de un mes’, sin importar el procedimiento. Guajardo, ascendido a General, fue fusilado en Monterrey en julio de 1920, cuando se levantó en contra del gobierno. Se cumplía, una vez más, el antiguo adagio: “El que a hierro mata, a hierro muere”.

Carranza que, como todos los revolucionarios, propició muchos crímenes, directa o indirectamente, como el de Zapata y el de Ángeles, padeció en carne propia la ley del retorno y murió en mayo de 1920, en una traición similar a la de Zapata, que ejecutó Rodolfo Herrero en Tlaxcalantongo, Pue.

III).- La ideología de Zapata

Cuando las fuerzas convencionistas entraron a la Cd. de México, en diciembre de 1914, El Gral. Zapata dijo al Presidente Eulalio Gutiérrez, estas palabras:

“Cuando los del sur nos lanzamos a la lucha, hice una solemne promesa a mis soldados, de que al tomar la Capital de la República, quemaría inmediatamente la silla presidencial, porque he comprendido que todos los hombres que usan esa silla, que parece tener maleficio, olvidan al momento las promesas que hicieron cuando eran simples revolucionarios y solo desean permanecer en el puesto presidencial. Desgraciadamente no he podido cumplir mi promesa, pues he sabido que don Venustiano se llevó la silla, diciendo que puesto que él era el Presidente, debería usar la silla en el lugar en el que estuviese (los zapatistas quemaron una réplica de la Silla Presidencial). Señor Presidente Eulalio Gutiérrez: nosotros los hombres del sur, no nos hemos lanzado a la lucha para conquistar puestos públicos, habitar Palacios y tener magníficos automóviles, solo peleamos para derrocar la tiranía y conquistar libertades para nuestros hermanos.

Por eso señor Presidente, ahora que hemos triunfado, le pido me ayude a cumplir la promesa que hice a mi pueblo, de facilitarles un pedazo de tierra que labrar, para que dejando de ser parias, puedan hacerse ciudadanos concientes de sus derechos y laborar por el engrandecimiento de esta patria tan rica y tan desgraciada. Si esto no se logra, prefiero mil veces la muerte. Que caiga mi cabeza mejor que consentir en que fallen las ideas de la Revolución”.

Desde Anenecuilco hasta Chinameca transcurrieron casi 40 años y Emiliano Zapata pasó, en ese período, de ser un simple campesino, a ser un caudillo militar agrarista, al que seguían miles de hombres y mujeres campesinos. Aunque la frase “Tierra y Libertad” no es hechura de Zapata, ya que la tomó de las proclamas de los hermanos Flores Magón en 1909, pareciera que fue hecha a la medida de Emiliano Zapata.

El día que cayó Emiliano Zapata, asesinado en Chinameca, en realidad se elevó hasta las estrellas, convirtiéndose, para siempre, en un inmortal.

¡Que viva Zapata!

Ing. Clemente Rendón de la Garza
Cronista Municipal de Matamoros
XC Aniversario Luctuoso del Gral. Emiliano Zapata
Abril 10 de 1909, H. Matamoros, Tamaulipas.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales