El 15 de mayo de 1918 se celebra en México por primera vez el "Día del Maestro" la propuesta para instituir esta conmemoración fue presentada al Congreso de la Unión por dos diputados, el coronel Benito Ramírez García y el médico Enrique Viesca Lobatòn, misma que fue aprobada el 27 de septiembre de 1917 y publicado el decreto correspondiente por el Presidente de la República Don Venustiano Carranza, en el Diario Oficial de la Federación el 5 de diciembre del mismo año.

El 15 de mayo de 1918 se celebra en México por primera vez el "Día del Maestro" la propuesta para instituir esta conmemoración fue presentada al Congreso de la Unión por dos diputados, el coronel Benito Ramírez García y el médico Enrique Viesca Lobatòn, misma que fue aprobada el 27 de septiembre de 1917 y publicado el decreto correspondiente por el Presidente de la República Don Venustiano Carranza, en el Diario Oficial de la Federación el 5 de diciembre del mismo año. En Nuevo León el promotor fue al profesor Jonás García y corresponde a la XXXVII Legislatura aprobar el decreto No. 54 para instaurar esta celebración en nuestro estado, fechado el 8 de mayo de 1918 y publicado por el Gobernador Constitucional Don Nicéforo Zambrano en el Periódico Oficial No. 36 el mismo miércoles 15 de mayo de 1918, que a la letra dice: "Artículo Primero Se declara día del Maestro el 15 de mayo, debiendo suspenderse en esta fecha las labores escolares. Artículo Segundo En todas las Escuelas del Estado, Oficiales y Particulares, se organizarán ese mismo día festividades culturales que pongan de relieve la importancia social que al magisterio corresponda".

Con esta importante celebración se inicia en nuestro estado la búsqueda de quienes con sus aportaciones a la educación han contribuido a su riqueza y engrandecimiento, mereciendo con ello el reconocimiento de la sociedad nuevoleonesa por el bien que han legado a su niñez y a su juventud, siendo declarados en distintos momentos "Beneméritos de la Educación Nuevoleonesa".

Los primeros en recibir este reconocimiento fueron los maestros: ingeniero Miguel F. Martínez, (1850-1919) y el profesor Serafín Peña, (1844-1926) según el Decreto No. 56 de la XXXVII Legislatura, del 20 de mayo de 1918 y publicado por el Gobernador Constitucional Don Nicéforo Zambrano, en el Periódico Oficial No. 43 el sábado 8 de junio de ese mismo año, que en su artículo único dice: "Se declaran Beneméritos de la Educación Nuevoleonesa a los CC Ing. Don Miguel F. Martínez y el Profesor Don Serafín Peña, en virtud de sus eminentes servicios prestados en este ramo". Estos dos insignes educadores tuvieron la oportunidad de participar estrechamente en la creación de escuelas de primeras letras para niños, de la escuela Normal para Profesores y la escuela Profesional para Señoritas, ambos recibieron en vida este reconocimiento, ahora se les recuerda ya que sus nombres lo ostentan, en Monterrey, la Centenaria y Benemérita Escuela Normal "Miguel F. Martínez" y en Montemorelos, la Escuela Normal "Serafín Peña".

Fue en 1940 cuando el Honorable Congreso del Estado recibió una nueva propuesta para hacer esta declaración, distinción que corres-pondió al ingeniero Francisco Beltrán, (1862-1934) de acuerdo con el Decreto No. 46 de la XLVIII Legislatura, fechado el 29 de octubre de 1940 y publicado por el Gobernador Constitucional del Estado General de Brigada Bonifacio Salinas Leal, en el Periódico Oficial No. 91 el miércoles 20 de noviembre del mismo año, en su artículo único dice: "Se Declara Benemérito del Estado al extinto señor Ing. FRANCISCO BELTRÁN, en atención a los eminentes servicios prestados al mismo en el Ramo de Educación y a sus grandes virtudes cívicas que son ejemplo para el Pueblo de Nuevo León". La labor pedagógica del ingeniero Beltrán se refleja en la dedicación que el hace a los jóvenes estudiantes del Colegio Civil, donde se desempeñó como docente y director aportando valiosas ideas para el mejor aprovechamiento académico de los alumnos y lineamientos para la administración de la institución.

Otro ilustre maestro recibe en vida esta distinción, el profesor Plinio Daniel Ordóñez González, (1882-1970) el Decreto No. 36 de la LVIII Legislatura, con fecha 22 de abril de 1968 y publicado por el Gobernador Constitucional del Estado Licenciado Eduardo A. Elizondo, en el Periódico Oficial No. 36 del sábado 4 de mayo del mismo año, en su Artículo Primero dice: "Se declara el Maestro PLINIO D. ORDÓÑEZ GONZALEZ, Benemérito de la Educación Nuevoleonesa, por sus servicios prestados al Estado de Nuevo León" y en el Articulo Segundo expone: "El Congreso del Estado en Sesión Extraordinaria, rendirá al Maestro PLINIO D. ORDÓÑEZ GONZALEZ, el homenaje a que se ha hecho acreedor". Participante en la gran cruzada nacional de principios del siglo XX tendiente a modificar la enseñanza tradicional, fundador en 1921, de la Escuela Femenil de Artes y Oficios "Pablo Livas" a él se debe una versión de la Historia de la Educación Pública en el Estado de Nuevo León, al no tener descendientes crea junto a su esposa la "Fundación de Beneficio Educativo Plinio D. Ordóñez y Guadalupe García de Ordóñez" para apoyar la educación de los más necesitados. En Monterrey, la Escuela Secundaria ubicada en la colonia Del Prado lleva en sus dos turnos los nombres de este matrimonio.

Originario de Marín, el profesor Pablo Livas Montemayor (1872-1915) recibe esta distinción al conmemorar el centenario de su natalicio, el Decreto No. 138 de la LIX Legislatura, fechado el 13 de diciembre de 1972 y publicado por el Gobernador Constitucional Substituto del Estado, Licenciado Luis M. Farìas, en el Periódico Oficial No. 103 del sábado 23 del mismo mes y año, en su Artículo único dice: "La LIX Legislatura al Congreso del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, en uso de la facultad que le concede la fracción XI del Artículo 63 de la Constitución Política Local, declara BENEMÉRITO DE LA EDUCACIÓN NUEVOLEONESA al insigne Maestro Don PABLO LIVAS MONTEMAYOR" . Primer egresado de la Escuela Normal para Profesores "Aprobado por Aclamación" dedicó su vida a la enseñanza tanto de niños para quienes escribió libros de texto, como de jóvenes, tuvo la oportunidad de publicar obras de formación docente, logró traspasar fronteras ya que los últimos años ejerció la docencia y el periodismo en el vecino estado de Texas, llevan su nombre, en Monterrey la Escuela Industrial y Preparatoria "Pablo Livas" de la UANL y en Sabinas Hidalgo la Escuela Normal "Pablo Livas" y también muchas otras escuelas del nivel básico.

Promotor de la Escuela Rural y creador de la Educación Secundaria, el maestro Moisés Sáenz Garza (l888-1941) es distinguido a iniciativa del Ejecutivo del Estado, de acuerdo al Decreto No. 192 de la LXV Legislatura, con fecha 14 de mayo de 1991 y publicado por el Gobernador Constitucional del Estado, Lic. Jorge A. Treviño, en el Periódico Oficial publicado el 17 de mayo del mismo año, en su Artículo único dice: La LXV Legislatura al Congreso del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, en uso de la facultad que le concede la fracción XI del Artículo 63 de la Constitución Política Local, declara "BENEMÉRITO DE LA EDUCACIÓN NUEVOLEONESA" al insigne MAESTRO DON MOISÉS SAENZ GARZA".

Educador y Diplomático, tuvo la oportunidad de aportar a la educación mexicana su mejores ideas y ocuparse la educación de los indígenas, para recordarlo muchas escuelas, sobre todo secundarias llevan su nombre, en Monterrey la Escuela Secundaria No. 10 y la Escuela Normal Superior "Profesor Moisés Sáenz Garza" institución que forma los docentes para atender este nivel de la educación básica. En Apodaca, municipio de su origen el R. Ayuntamiento instituye en 1986 la Medalla "Moisés Sáenz Garza" para premiar el mérito cívico de sus habitantes.

Empresario, promotor de la educación, Don Eugenio Garza Sada (1892-1973) recibe esta distinción al conmemorar el 25º aniversario de su asesinato, el Decreto No. 67 de la LXVIII Legislatura, del 10 de junio de 1998 y publicado por el H. Congreso del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, en el Periódico Oficial No. 100 del viernes 19 del mismo mes y año, en su Artículo Primero dice: "La Sexagésima Octava Legislatura al Congreso del Estado Libre y Soberano de Nuevo León, en uso de la facultad que le concede la fracción XI del Artículo 63 de la Constitución Política Local, declara Benemérito de la Educación al C. Ing. Don Eugenio Garza Sada, en reconocimiento a su destacada obra educativa y cultural en beneficio de sus semejantes, y con motivo de conmemorarse próximamente el veinticinco aniversario de su fallecimiento". Y en su Artículo Segundo, expresa: "El Congreso del Estado, en Sesión Extraordinaria, rendirá al C. Ing. Don Eugenio Garza Sada el homenaje decretado". Su legado mas importante fue la creación en 1943 de la Asociación Civil Enseñanza e Investigación Superior, A. C. para auspiciar a una de las instituciones de educación superior más prestigiadas en México y América Latina, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, ITESM. Escuelas de todos los niveles de educación básica llevan su nombre, jardines de niños, primarias y secundarias.

El Primer Benemérito declarado en el Siglo XXI, el profesor Humberto Ramos Lozano (1911-1999) según el Decreto No. 62 del H. Congreso del Estado, fechado el 14 de mayo de 2001 y publicado por el Gobernador Constitucional del Estado, licenciado Fernando de Jesùs Canales Clariond, publicado en el Periódico Oficial No. 74 del miércoles 30 del mismo mes y año, en su Artículo único dice: "Con fundamento en el Artículo 63 fracción XI de la Constitución Política del Estado de Nuevo León, se declara "Benemérito de la Educación en el Estado", al maestro Humberto Ramos Lozano, en reconocimiento a su amplia trayectoria educativa y de servicio". Formador de profesores y educador de adolescentes, promotor de las ideas de Moisés Sáenz, fundador del Instituto Modelo de Enseñanza, ahora Universidad Regiomontana, siendo Secretario General de Gobierno en la administración como gobernador del licenciado Eduardo Livas Villarreal, crea en 1961 la Escuela Normal Superior del Estado. Para recordarlo en Monterrey, la Escuela Normal de Especialización lleva su nombre, así como otras escuelas de primaria y secundaria.

Hasta ahora los Beneméritos de Nuevo León, de la Educación Nuevoleonesa y de la Cultura, son varones, ya es tiempo de volver los ojos al género femenino y encontrar la figura de quien sería declarada la Primera Benemérita en nuestro Estado.

Un reconocimiento y una felicitación a todos los maestros y a todas las maestras que hacen de su vocación un ejercicio de vida y dedican su energía a educar a los niños y los adolescentes de las nuevas generaciones, que serán más adelante los profesionistas y técnicos que moverán el engranaje de la economía global.

Alfonso Cano Jaime
Sociedad Nuevoleonesa de Historia Geografía y Estadística, A. C.


Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales