Carolina Montemayor MartínezTengo un amigo, lejano en la distancia y en el tiempo; próximo en el recuerdo y en el reciente anhelo. Poco lo veo pero mucho lo pienso. Imagino sus ojos, ya iluminados por el placer de la coincidencia afortunada; ya ensombrecidos por algún mal viento hostil. Reconstruyo, en el horizonte hechicero de la imaginación, el asombro de su sonrisa de niño emotivo y la sorpresa de su temple de hombre obstinado y tenaz.

Alla por los años sesentas se encontraba una empresa en la esquina formada por Antonio Solís y Guillermo Prieto en mi barrio “Sonora” la cual solíamos llamar La Escremadora.

Subcategorías

Buscar en el sitio

Alazapa Tutoriales